Cómo desactivar Internet Explorer

Internet Explorer es para la mayoría, el navegador con el que nos introducimos en el uso de Internet. Sin embargo, nuestro amor por él duró bastante poco, y prácticamente nadie que haya utilizado alguna vez Chrome o Firefox, quiere volver a saber del navegador predeterminado de Microsoft.

El problema es justamente ese, que es el navegador predeterminado de Microsoft y por lo tanto, no se puede desinstalar. Por lo tanto, aunque no tengamos intención de utilizarlo jamás, no nos queda más remedio que tenerlo por medio en nuestro escritorio. O sí. Porque desinstalarlo no podemos, pero sí podemos desactivarlo para que no nos aparezca más, para lo que sólo tenemos que seguir unos sencillos pasos.

Pasos para desactivar Internet Explorer

Cómo desactivarlo

El primer paso para desactivar Internet Explorer es, como podemos imaginar, ir al Panel de Control. Dentro de este menú, tendremos que acudir a la sección Programas y Características. Dentro de ese submenú, elegiremos la opción Activar o desactivar las características de Windows.

Podrás ver como, al lado de esta opción, aparece un escudo amarillo y azul. Esto quiere decir que vas a cambiar la configuración de Windows, pero no debe preocuparte, porque no supondrá ningún problema.

Una vez que pulsemos en el link, aparecerá una lista con todas las funciones de Microsoft, la mayoría de las cuales aparecen marcadas.

Para desactivar Internet Explorer, simplemente tendrás que quitar la palomita que aparece al lado. Cuando lo hagas, te dirá que necesitas reiniciar tu ordenador para poder ver los cambios. Tanto si deseas hacerlo en ese momento como si lo dejas para más tarde, tendrás que esperar a reiniciar para ver como Internet Explorer sigue ahí, pero desaparecido de nuestra vista para no causarnos más arcadas.

¿Por qué no nos gusta Internet Explorer?

El motivo principal por el que muchos internautas han declarado la guerra a Internet Explorer, es su lentitud, puesto que tardaremos bastante más en abrir cualquier página con este programa, que en hacerlo con otro navegador. La imposibilidad para instalar muchos plugins o la incompatibilidad con algunos servicios online, son otros de los aspecto que pueden llevarte a querer que desaparezca.

¿Y tú? ¿Eres de los que aún usan Internet Explorer o también quieres que desaparezca de tu vista? Te invitamos a que nos lo cuentes en la sección de comentarios, al final de este artículo.

Comenta acerca de este artículo

avatar
  Subscribe  
Notificación