El sistema en Escocia ya está procesando cargas de trabajo. Los centros de datos son calientes, ruidosos y por lo general están ubicados de manera ineficiente. ¿La solución de Microsoft? Ponerlos en el fondo del mar. Después de las pruebas iniciales...