Bienvenidos a la nube bajo el mar, el centro de datos en alta mar de Microsoft ya está operativo

El sistema en Escocia ya está procesando cargas de trabajo.

Los centros de datos son calientes, ruidosos y por lo general están ubicados de manera ineficiente. ¿La solución de Microsoft? Ponerlos en el fondo del mar. Después de las pruebas iniciales de prototipos, el Proyecto Natick de la compañía, tras muchos años de desarrollo, finalmente ha sido puesto en funcionamiento. La visión de Microsoft de centros de datos sostenibles, preempaquetados y rápidamente desplegados que operan desde el fondo del mar, es una realidad. Si, bajo el agua.

El primer centro de datos de este tipo, se ha instalado utilizando tecnología submarina en el fondo marino cerca de las Islas Orcadas de Escocia y ya está procesando cargas de trabajo a través de 12 racks, con 864 servidores. El sistema requiere algo menos de un cuarto de megavatio de potencia, cuando funciona a plena capacidad, que proviene de energía renovable generada en tierra.

La configuración del tamaño de un contenedor de transporte, también incluye la tecnología de refrigeración, pero gran parte de la logística habitual y los costes que esto conlleva, se han eliminado gracias a las temperaturas naturalmente bajas del océano en profundidad.

El equipo técnico de Microsoft pasará los próximos 12 meses monitorizando el rendimiento del centro de datos, controlando todo, desde el consumo de energía y la humedad interna, hasta los niveles de sonido y temperatura, aunque ha sido diseñado para funcionar durante al menos cinco años sin mantenimiento. También vigilará de cerca los impactos ambientales que pueda acarrear este tipo de emplazamientos para datacenter.

El proyecto nace de la creciente demanda de infraestructura de computación en nube, cerca de áreas densamente pobladas. Si bien poner centros de datos en el mar podría parecer poco menos que de locos, más de la mitad de la población mundial vive a menos de 120 millas de la costa – un área rica en potencial de energía renovable – por lo que posicionarlos aquí, significa una experiencia en línea más rápida y fluida para las comunidades locales.

Así que si todo sale según lo previsto, el Proyecto Natick podría marcar el comienzo de una forma completamente nueva de gestionar la conectividad a Internet y de ubicar los centros de datos. Bienvenidos a la nube, bajo el mar.

 

Comenta acerca de este artículo

avatar
  Subscribe  
Notificación
Compartir