En los últimos años se ha hablado mucho de la cantidad de tiempo que perdemos en las redes sociales mientras estamos trabajando. Pero la realidad es que, desde mucho antes de que aparecieran Facebook y similares, podíamos encontrar algo mucho peor...